BOTIQUÍN NATURAL

El botiquín es un recurso básico que todo hogar debe tener. Nadie se salva de tener un dolor de garganta o estómago, un moretón, fiebre o sufrir insomnio y para todo ello, las plantas medicinales pueden ser una excelente y económica opción para armar tu botiquín de remedios caseros.

La verdad es que nuestra primera medicina es la alimentación. Si somos capaces de alimentarnos bien, es muy difícil que enfermemos.

Comenzaremos por lo más básico:

GASTROENTERITIS:

Para la gastroenteritis tenemos varios remedios que nos pueden ayudar.

- Arcilla Blanca: Este remedio nunca puede faltar en casa, en caso de gastritis nos puede ayudar a desinflamar el intestino, además puede ayudarnos a solucionar la gastroenteritis en cuestión de horas, ya que es un gran protector de estómago.

- Manzanilla: La manzanilla favorece y reduce la inflamación en la mucosa intestinal, además tiene efecto calmante y sedante.

- Boldo: El boldo tiene una gran acción antiinflamatoria, además alivia dispepsia, flatulencias, ardor y malas digestiones.

- Cúrcuma: la cúrcuma contiene una compleja mezcla de antioxidantes, bioflavonoides, vitaminas y minerales que hacen que sea un tónico maravilloso para un estómago molesto, sobre todo si sufrimos de gastroenteritis.

- Jengibre: es muy útil a la hora de tratar la gastroenteritis, ya que tienen la capacidad de calmar nuestro estómago y proteger su revestimiento interior frente a bacterias peligrosas. Masticar jengibre también es muy popular a la hora de eliminar las náuseas.

CATARROS Y GRIPE:

Para los catarros y gripe, además de la fitoterapia, tendremos en cuentas a nuestras amigas las abejas.

-Miel: La miel es considerada como un superalimento, precisamente por la grandísima diversidad de interesantísimos beneficios y propiedades que aporta su consumo regular en nuestra salud. La miel es capaz de aliviar las distintas membranas irritadas en la parte posterior de la garganta. Además, ejerce un efecto antioxidante y antiviral.

- Propóleo: Científicamente se le han demostrado 20 propiedades: antibacteriano, antimicótico,fitoinhibidor, anticolesterolémico, antiparasitario, antituberculoso, antiinflamatorio, antioxidante, antitóxico, epitelizante, antialérgico, analgésico, anestésico, antiviral, citostático, desodorante, estimulante de la inmunogénesis, hemostático, hipotensor y termoestabilizador. En resumen, imprescindible en nuestro botiquín.

- Echinacea: La echinacea es sobre todo reconocida por estimular el sistema inmunológico, ayudar a evitar el resfriado común, y como remedio eficaz contra la gripe. A diferencia de los antibióticos que están diseñados para matar todas las bacterias, la echinacea ayuda a nuestro propio sistema inmune preparándonos para luchar contra las bacterias y virus, disminuyendo los síntomas y el tiempo de recuperación en la convalecencia.

- Cúrcuma: La cúrcuma tiene poderosos efectos antiinflamatorios, así que lo podemos sustituir por ibuprofeno. Además nos ayudará a aliviar el malestar general.

ANSIEDAD, NERVIOSISMO E INSOMNIO:

Aquí utilizaremos fitoterapia básicamente, pero podríamos tener una reserva de aceites esenciales como la lavanda para poder potenciar los efectos de las plantas.

-Pasiflora: Ansiolítica, hipnótica suave, sedante y tranquilizante suave e inofensivo. Relaja y calma sin consecuencias de depresión ni obnubilación psíquica, tiene escasa toxicidad por lo que es apta para los niños.

- Tila: Insomnio y otros trastornos del sueño. Es una planta hipnótica, produciendo ese conocido efecto sedante e inductor del sueño.

- Lavanda: ayuda a relajar la mente, siendo útil en casos de estrés, ansiedad, o depresión.

GOLPES Y CONTRACTURAS:

Podemos encontrar en la naturaleza múltiples remedios, pero enumeraré dos totalmente imprescindibles.

-Romero: El romero contiene propiedades antiinflamatorias para los músculos y puede aliviar los tejidos musculares, nos ayudará a disminuir el dolor en los músculos sensibles.

- Árnica montana: normalmente se puede encontrar en forma de pomada, crema, gel o aceite, y se utiliza para la curación de moretones, esguinces, dolor de músculos, hinchazones y en general, cualquier problema que esté relacionado con los huesos, los tendones o los músculos.

Podríamos tener un botiquín todavía más amplio, pero en este artículo nos hemos centrado en las patologías más comunes y de fácil solución.

Hay que remarcar que algunos de estos remedios pueden tener contraindicaciones e interacciones con medicamentos, por esta razón pide a un profesional que te ayude a armar tu botiquín personal según las necesidades de cada uno.

Estos remedios naturales ayudan a aliviar los síntomas de las diferentes afecciones y a activar nuestro sistema inmunológico para que nuestro cuerpo vuelva a la normalidad.